Fragmentos del diario de Natalia

August 27, 2009
Jonathan en un sembradío de maíz levantando una bolsa llena de materiales arqueológicos.

Jonathan en un sembradío de maíz levantando una bolsa llena de materiales arqueológicos.

Mapa del area de estudio que muestra la densidad de montículos o estructuras.

Mapa del area de estudio que muestra la densidad de montículos o estructuras.

Al fin, ¡nuestro último día de campo! Después de cuatro meses de caminar trece kilómetros cuadrados, hemos finalmente concluido esta primera etapa del reconocimiento de superficie. El mismo incluyó la recolección de todos los materiales arqueológicos por montículo y de las concentraciones de los mismos. Por otra parte, elaboramos los mapas de todas las estructuras utilizando dispositivos GPS. La densidad de las evidencias es tan alta (trescientos montículos por kilómetro cuadrado, aproximadamente), lo que nos obligó a extender la temporada por dos meses. Esta densidad crea muchos interrogantes, ya que la cantidad de los materiales recuperados en superficie, en comparación, es muy baja, lo que normalmente indicaría ocupaciones cortas en contraste con una alta inversión arquitectónica.

Natalia trabajando en un montículo, llenando una cédula especial utilizada para cada estructura pre-Hispánica.

Natalia trabajando en un montículo, llenando una cédula especial utilizada para cada estructura pre-Hispánica.

Anoche, Jonathan y yo estuvimos platicando acerca de este tema. Acordamos que entendiendo las razones que llevaron a las comunidades a asentarse en la región nos puede echar luz sobre este tema. Para ello, estamos analizando las diferentes ventajas del ambiente, tales como la agricultura de algodón, los suelos calcáreos, la fauna, entre otros. Sin embargo, el agua es escasa, ya que el río Los Pescados se encuentra a 3-4 kilómetros al Sur. Existen muchos arroyos pero los mismos sólo se activan durante la temporada de lluvias, quedando secos el resto del año.Necesitamos más investigación documental y discusiones, así como un reconocimiento de superficie más extensivo para poder responder a estas preguntas.

Luego de la jornada en el campo, continuamos las labores en el campamento-laboratorio digitalizando las cédulas, organizando las fotografías, editando mapas, etc.

Luego de la jornada en el campo, continuamos las labores en el campamento-laboratorio digitalizando las cédulas, organizando las fotografías, editando mapas, etc.

De todas formas, ahora nos vemos rodeados de miles de tepalcates, artefactos líticos, un laboratorio un tanto desordenado que clama por orden, así como preguntas que sólo podrán encontrar respuesta una vez que la información de campo haya sido procesada y los materiales analizados. Los estudiantes nos han “abandonado” puesto que el semestre ya dio comienzo, por lo que también debemos re-estructurar el trabajo. Mientras tanto, nos dedicaremos a celebrar el fin de la temporada.

Leave a Reply